El AUTODIDACTA, LA PINTURA COMO UNA CONTRA IMAGEN

El AUTODIDACTA, LA PINTURA COMO UNA CONTRA IMAGEN

Exposiciones

DE ÁLVARO OYARZÚN

NOV – DIC 2018

Esta exposición de Álvaro Oyarzún, se estrenará en el MAVI el 25 de octubre hasta el 23 de diciembre. Se fundamenta esencialmente en reafirmar y reconducir la práctica de la pintura como una experiencia de creación dentro de las artes visuales hoy en Chile, proponiendo una mirada crítica que reflexiona sobre lo real de una imagen pintada.

Es un trabajo que halla su fundamento en su propia “praxis”, en cuanto a experimentar e investigar en el propio campo de la pintura, interrogando y problematizando lo “real”, como lugar común que socialmente aúna y convoca.

“El Autodidacta” en su ejercicio propone una pintura que explora en el imaginario a través del rememorar. El autodidacta como indagador, experimentador y recolector del mundo visible es la figura de aquel que aprende solo, al descampado. Es el desarrollo y proceder de una particular mirada sobre lo que ocurre en un determinado “real”.

Estas imágenes pintadas identifican primeramente un autor, una figura que ejerce el oficio de la pintura y se declara autodidacta. Este autor posteriormente busca identificar un lugar, un territorio, un paisaje, un contexto que lo contenga y represente; el fragmento del cuerpo de un animal, el piso vacío de un edificio para oficinas, una serie de moluscos marinos, o la visión parcial de una carretera del sur de Chile.  Imágenes que en su diversidad y cantidad, hacen visible lo real de una pintura. La imagen pintada elabora interrogantes respecto de la representación, de la perdida de lo real y su sentido.  Más allá del lugar restrictivo de la imagen espectacular, banal e instantánea que sitúa a la pintura fuera de los discursos artísticos actuales, tal vez, de lo que se trate es de considerar la pintura como una presencia real al lado de lo real, como una “contra imagen”.

“Podríamos aventurar y decir que el pintor del presente, encarnado en la figura del autodidacta, elabora un relato, una trama infinita de pinturas que recorre de forma aleatoria lo real, pero también la ilusión, la abstracción o la representación, desmarcándose del dictamen según el cual, puesto que todo es mostrado, nada más hay por pintar”, señala Álvaro Oyarzún. El autodidacta elabora una línea de partición hacia aquello donde el todo visible no es jamás mirado: la luz fría de una retroexcavadora en un territorio rural, la orilla negra de una playa en Chiloé, el detalle de una imagen pornográfica, los vestigios de un bus quemado, las  piedras húmedas de un jardín. “La mirada se vuelve a desplegar a partir de ese lugar donde no hay nada más que ver, ese momento donde todo está por pintarse”, concluye el artista.

 

Álvaro Oyarzún Sardi ha realizado numerosas exposiciones en Chile, Francia, España, Alemania y Estados Unidos, entre otros países. La más reciente fue este año, con una obra in situ, en el marco de la muestra “Hard to Picture. A tribute to Ad Reinhardt”, en el Museo de Arte Moderno de Luxemburgo. Su obra se encuentra en colecciones privadas y museos de Chile, Francia y España. Y además, ha recibido varios premios y fondos, entre ellos el Fondart de Trayectoria Artística 2017, becas en Chile y Francia, además del Premio del Concurso Internacional de Pintura Vitry-sur Seine, de ese mismo país.